jueves, 11 de diciembre de 2008

Dicho y hecho

Claro está que los directivos del Madrid vieron la actualización del parecido razonable entre HUntelaar y la mascota de la revista Mad. Si no, ¿por qué creeis que lo han fichado?

viernes, 17 de octubre de 2008

La frase del día: 17 de Octubre de 2008

"No entendemos la muerte. La prueba está en que a los muertos les ponemos una almohada" - Jerry Seinfeld

sábado, 20 de septiembre de 2008

Parecidos razonables: Klas Jan Huntelaar y la mascota de la revista Mad

No creo que sea el primero que se haya dado cuenta, ¿no?


Parecidos razonables: Miqui Puig y Jabba the Hut

Y eso que Miqui Puig me cae muy bien, pero en esta captura, si atendéis fijamente a la boca de Miqui, es inevitable relacionarla con la de nuestro contrabandista galáctico favorito. O también puede ser que a los eliminados de Factor X los congele en carbonita, vete a saber...

lunes, 8 de septiembre de 2008

La frase del día: 8-Septiembre-2008

"Y acordaos también de esto: no hace falta confundir al escritor serio con el escritor solemne. Un escritor serio puede ser un halcón, un zopilote e incluso un papagayo; pero un escritor solemne no es nunca más que una condenada lechuza" -Ernest Hemingway

sábado, 6 de septiembre de 2008

Parecidos razonables: Samuel L. Jackson y un Boxer































A riesgo de encasillarnos en el -por otro lado, difícil- mundo de las comparaciones entre celebridades y perrunos, debemos afirmar que Mace Windu/Jules Winnfield/Shaft/Ordell/Frozono es en realidad un boxer, ¡¡¡ y no un maestro jedi/matón de mafioso/policía negro/mafioso con coletilla/superhéroe secundario de animación!!!
En su defensa, debemos decir que le gustan los niños.

viernes, 29 de agosto de 2008

La frase del día: 30-Agosto-2008

"El fundamentalismo de mercado neoliberal siempre ha sido una doctrina política que sirve a determinados intereses. Nunca ha estado respaldada por le teoría económica. Y, como debería haber quedado claro, tampoco está respaldado por la experiencia histórica. Aprender esta lección tal vez sea un rayo de luz en medio de la nube que ahora se cierne sobre la economía mundial" -Josheph Stiglitz, economista norteamericano, premio Nobel de Economía en 2001.

La frase del día: 29-Agosto-2008

"Permanecer en una habitación alejado del lugar donde se desarrolla una fiesta, o lejos del lugar donde el profesional atiende a su cliente, es permanecer alejado del lugar donde se representa la realidad. El mundo es, en verdad, una boda" -Erving Goffman, sociólogo

viernes, 8 de agosto de 2008

La frase del día: 8-Agosto-2008

"Siempre ocurre lo mismo: las rubias dan lo que las pelirrojas prometen" - Marinero Mehring, destacado en el buque insignia alemán Bismarck durante la Segunda Guerra Mundial.

lunes, 28 de julio de 2008

La frase del día: 28-Julio-2008

"El sentimiento predominante en el campo de batalla es la soledad, caballeros" -Bill Slim, general británico de la Segunda Guerra Mundial

Las frases del día: 27-Julio-2008

-"Todos sabéis que en la comisaría hay una sola celda, que el cerrojo está roto y que ahí dentro...duermo yo" -El sheriff de El hombre que mató a Liberty Valance

"-¿Buscas pelea, Doniphon?
-¿Quieres ayudarme a encontrarla, Valance?"
-John Wayne, blanco y en botella, en El hombre que mató a Liberty Valance

miércoles, 9 de julio de 2008

Parecidos razonables: Pi i Margall y un Fox Terrier

Creo que hemos llegado al punto de no tener que dar explicaciones.
Ahora me explico el motivo del fracaso de la I República...





















lunes, 7 de julio de 2008

Parecidos razonables: Roger Federer y el doctor Wilson



De acuerdo, sé que con este parecido puedo perder toda mi legitimidad y hundirme para siempre en la miseria. Sin embargo, y tras dos temporadas de House y un partido de más de cuatro horas, creo haber llegado a una conclusión: tras años de soportar al pesado de Greg H. dando el coñazo y tras años de no poder vencer a Rafa en tierra batida y ahora ni siquiera en césped, Roger/Wilson tiene dos enemigos mortales.
Nota: tengo que encontrar fotos donde se parezcan más, sin embargo, si lograis verlos a los dos de perfil el parecido es asombroso.

jueves, 3 de julio de 2008

Parecidos Razonables: Kevin Kuranyi y Dabra



















Al igual que me sucedió con Freezer/Bobby Lashley, me sorprendí sobremanera cuando la selección española -comandada por Robert Downey Jr- se enfrentaba a Alemania y desde el banquillo surgía Dabra, antiguo dios de los demonios, al que creíamos eliminado por Bu. Aún así, no parecía haber recobrado su otrora aterrador poder, porque no pudo derrotar al combinado de Luis Aragonés/Copito Blanco (que esa es otra). ¡Vuelve por donde has venido, Dabra!

Degustación: Maxibon


Nombre: Maxibon
Precio: 1,50 euros (aunque puede llegar a los 1,70 u 1,80 euros, según establecimiento)

El Maxibon es la prima donna de Nestlé. Cabeza de familia de una larga serie de helados, el Maxibon clásico se caracteriza por su bicefalia y por haberse rendido al mainstream heladero tras sus sencillos inicios.
Apto para bolsillos pudientes, rotundo, poco elegante quizás pero dotado de poderosas cualidades: posee almendrado, galleta, nata y una transición entre sus partes muy interesante. Acierto asegurado si no se busca una opción sencilla y liviana.

lunes, 30 de junio de 2008

Degustación: Cola Jet




Nombre: Cola Jet
Precio: 70 céntimos

Uno de los inicios más bizarros que se puedan concebir: una fina capa de chocolate con leche sobre helado de limón -de dureza y acidez sin igual-. Imposible separar ambos sabores, el loco -o el genio- que los combinó se jugó sin duda el puesto de trabajo al presentar su helado experimental a la junta directiva de la empresa heladera...pero salió por la puerta grande. Sólo esperamos que no haya sido el mismo que inventara el frigopie, ese deshecho empalado que algunos llaman helado.

El final es apoteósico: el sabor de cola, que tanto tiempo llevábamos esperando, se nos presenta en un lugar incómodo de comer pero sin duda estratégico (pongan al sabor limón a lo último y de repente verán millones de helados a medio comer tirados por el suelo). La calidad de este último trecho de helado es incontestable, la traslación del sabor cola del líquido al sólido resulta una de las grandes obras de la humanidad. Sirva este humilde blog para reivindicar el sabor cola al margen de la bebida (chicles, helados, pasta de dientes -de verdad, existe!-).

En resumidas cuentas, el Cola Jet es un clásico indispensable de la gastronomía española veraniega. Vivan las caenas.

Di no

Ayer me dejé llevar por el espíritu nacional y vi casi entera la final de la Eurocopa ( me perdí el gol). Si hay algo que subrayar del encuentro , además de Titsperver , es la sorpresa que me llevé al ver en el campo a Robert Downey Junior. Bobby, todos nos alegramos de que hayas superado aquella etapa oscura y hayas abrazado la vida sana.
No soy la única en reconocer este mérito, la UEFA le ha reconocido mejor jugador. Enhorabuena.


Mala Vida



Vida Sana

domingo, 29 de junio de 2008

Parecidos Razonables: Bobby Lashley y Freezer poder Máximo (vale, esta es repe...)

Freezer, en sus últimos momentos de vida, reunió toda la energía de su cuerpo para poder derrotar a Goku. Sin embargo, no lo consiguió, y todos nosotros lloramos su muerte. Pero, gracias a los dioses, el antiguamente malvado tirano espacial consiguió un hueco en el espectáculo de la lucha libre, donde provoca que luchadores de tan amplio pelaje como Batista o el Enterrador muerdan el polvo día sí día también. ¡Bien hecho, Freezer/Bobby! ¡Demuestrales lo que vales!

Parecidos Razonables: Lenny Kravitz y un bisonte

Un parecido razonable arriesgado pero genial. ¿Quién nos iba a decir que el intérprete de It´s time for a love revolution guarde tanto parecido con otra especie amante de la paz y el amor, como el venerable bisonte americano? Amén a eso, hermano.

Parecidos Razonables: Kily González y un Bull Terrier


Muchos recordamos al combativo jugador Kily González, ex entre otros del Valencia o del Inter de Milán. Sin embargo, hasta este momento no habíamos descubierto el origen de su agresividad en el campo.¿Coincidencia? No lo creo...

martes, 17 de junio de 2008

La ley de la Chuache


-Publicado originalmente el 9 de Abril de 2006: Durante los gloriosos días de 13 Veces Muerto, que durante 3 largos años nos mantuvo entretenidos, se hizo pública la única ley verdadera, la Ley de la Chuache, que decía así:

Artículo 1: Según la Ley de la Chuache, aquí la que manda es la Chuache

Artículo 2: Según la Ley de la Chuache, aquí sigue mandando la Chuache

Artículo 3: Si la Chuache no puede hacer algo, es que es imposible de hacer

Artículo 4: La Chuache es una bola de energía infinita

Artículo 5: La Chuache puede viajar en el tiempo y en el espacio

Como podéis imaginar, la publicación de la Ley de la Chuache sembró la polémica en este país. La señorita Julibert, mediante su seudónimo Lord Kiwiston, decía así: “La Administración de la Chua no es una dictadura, pero tiene todas las características de un embrión de dictadura. Los gobiernos que desatan guerras ilegales, engañan a sus ciudadanos, violan sus derechos, abusan del poder y se saltan las leyes, rechazan ser investigados desde el poder judicial y legislativo, claman poseer poder sin límites, torturan prisioneros y actúan en secreto tienen un solo nombre: sistema chuachal"

La respuesta de Franz Jochibara, fiel escudero de la vieja y sabia Chua, no se hizo esperar: "Completamente en desacuerdo. El gobierno de la Chua nos llevará a una nueva edad de oro, bajo su ecuánime mandato el progreso será una constante en nuestra sociedad, el bienestar será tan grande que el cielo no será comparable al país donde mande la Chuache...tan sólo puedo decir Daleeeeeeee Chuaaaaaaaaa Daleeeeeeeee Chuaaaaaaaaaaaaaaaaa Daleeeeeeeeeeeee Chuaaaaaaaaaaa"

En plena catarsis en el debate político, una tercera voz se hizo patente. El implacable demagogo Don Kion intentó introducir a su delfín Tricolor en la escena política, sin éxito. Continúa actuando clandestinamente, y éste parece ser su detsino tras dos años de infructuosa búsqueda por parte de las autoridades:

Debemos de entender que las leyes de la chuache fueron prescritas en la supersticiosa Edad Media, en la que aún había sistema monárquico, el cual se ha llevado al gran e imperioso Reino de las Choches....
algunos conservadores (como Franz Jochibara) creen que la monarquía chuachal nos podrá llevar a una época de esplendor, aunque la oposición (Lord Kiwiston) diga lo contrario, todos sabemos que lo que ellos quieres es también el sistema monárquico....PERO EN MANOS DE CAMILA!!!!!!!!
debemos de entender que Camila es campechana y bueeena, pero todos sabemos que ha tenido un oscuro pasado....
(al menos a mí no me gustaría encontrármelo en un callejón) pero, yo soy un renacentista y digo:
ABAJO LA MONARQUÍA, DEBEMOS TRAER LA DEMOCRACIA KIATIVA, EN LA CUAL GATOS, PERROS Y HUMANOS VALEMOS POR IGUAL, SIN DISTINCIONES, ENTONEMOS TODOS UN GRAN KIIDO EN HONOR A LA DEMOCRACIA!!!!!!!!
POSDATA:No pongo mi verdadero nombre para que los conservadores morriles no puedan encontrarme"

martes, 10 de junio de 2008

Dos acusaciones

A los guionistas de películas fantásticas y de ciencia-ficción:
  • ¿Por qué, por qué se empeñan en que tenga que haber un "elegido" por una profecía -y, ya que estamos, por qué ese elegido ha de ser el protagonista-?
  • ¿Por qué, siempre que se encuentra un templo-portal-base-civilización antigüa -que suele ser al final de la película-, se acciona un extraño mecanismo de auto-destrucción, que termina su cometido segundos después de que nuestros héroes hayan logrado escapar?
¡¡Piensen, innoven, malditos!!

PD: Me acabo de cargar sin querer nuestro contador de visitas, íbamos por 150. Así que vuelta a empezar. Pero he puesto lo de las banderitas, que me hacía gracia.

martes, 13 de mayo de 2008

Otoño

Esto empezó casi como una broma, pero espero que alguien haya podido leer más allá.



Va a llover. Las nubes empezaban a arremolinarse en el cielo, cada vez más difícil de ver, hasta que se volvió imposible. El viento surgió de repente y empezó a llevarse todo a su paso. La gente del pueblo fue metiéndose en sus rústicas casas para contemplar el milagro de la tormenta. Los más rezagados se protegían con largas capas, o con los típicos sombreros gigantescos de la zona. Los negocios iban cerrando uno a uno en el pueblecillo. Una gélida brisa traía nuevas noticias.


****


Jen llegaba tarde a su cita. Se despertó por culpa del gato de la vecina, que últimamente había adquirido el mal hábito de maullar en su ventana hasta que le dieran algo de comer. Cogió su mochila, donde llevaba todo lo necesario para la cita y salió corriendo, aunque, antes, le dio un poco de leche a Sir Wallace.
Mientras bajaba las escaleras de dos en dos, de tres en tres, de salto en salto, fue recordando el día, haría ya más de una semana, cuando ambos rivales coincidieron en una fecha para el duelo. No era un duelo como otros tantos que ya había tenido, no. Este era importante. Nunca había tenido un enemigo como él, sería una pelea difícil....una batalla entretenida. Y entonces llegó al umbral, sacó la llave, y salió a la calle, donde altos edificios le cubrían las espaldas.



****

Gritos de guerra ocultos entre los susurros del viento. Miles de jóvenes parten al frente de batalla, preparándose para defender lo que sus familiares les han enseñado que deben proteger. Y marchan. Los que vuelvan, volverán más fuertes. Más grandes, llenos de gloria, de honor. De sangre. Y los que no. Todos aquellos que queden, y no vuelvan a marchar, serán. No, ya no serán. Sólo estarán. podrán ver con sus vidriosos ojos cómo hermanos luchan por razones que desconocen, por razones que, en realidad, no les importan, no les han enseñado a planteárselo.

Y así, los ejércitos se van acercando, aproximándose el día elegido. Los guerreros, a sus armas, los magos, a su magia. Y los grandes campos se llenan de gentío de todas las razas y todas las especies, con un único propósito. La total destrucción.

Y, de repente, el campo de batalla. Armaduras azules contra armaduras verdes. La muerte en todo su esplendor. Las Bestias de los Páramos contra los Demonios Profundos, Un Bosque de Wyvern que suma cuatro puntos de....

****

-...cuatro puntos de ataque a todos mis magos del Viento Celestial, y así puedo invocar a Seis Alas, a ver que puedes hacer con eso, ¿eh?

-No me hagas reír, ¡mis ogros infernales de ataque veintisiete armados con los Puños de Rémora enviarán a tus bichillos al otro barrio!

****

La muerte se abre camino en la inmensidad. La fina hierba cobra un tono rojizo, y un macabro otoño lo inunda todo.


Entonces, me pregunto cuando empezó a ser esto un juego.

domingo, 11 de mayo de 2008

La espada de Damócles

Historia surgida durante una de las largas esperas al autobús más lento de Europa Occidental

-Dime dónde está el resto. No te lo preguntaré ni una sola vez más.
-¿¿Cómo??- me hago el tonto- Ahí está todo, todo lo que me dieron, al menos.
Me mira con mala cara. Lo sabe.
-Creo que no eres consciente de la situación en que te encuentras, Paulo. Si no me das el kilo que falta, te vuelo la cabeza.
El jefe no miente. Noto el movimiento de uno de sus gorilas a mis espaldas. Tengo que inventarme alguna excusa.
-Mire, jefe, tuve que enterrar el paquete porque...me estaban siguiendo.
Mala elección. Un puñetazo vuela hasta mi nuca. Caigo de la silla y llueven las patadas. Me cubro como puedo, hasta que unos fuertes brazos me recolocan de mala forma en la silla.
-No juegues conmigo -me da que el jefe ya ha visto muchos como yo- O vas a sufrir mucho, eso te lo garantizo. No vales una mierda para nadie, que desaparezcas o que te encuentren con un tiro en la nuca en una cuneta le trae sin cuidado a todo el mundo. Dime dónde está. Ahora.

Otro puñetazo desde las alturas, otra vértebra que se va a tomar por culo.
Desde el suelo pueden verse cosas muy interesantes. Es increíble lo que cambian las perspectivas una vez uno se agacha y tiene un traumatismo craneo-encefálico de dos pares de cojones.
El jefe debería hacer que le limpiaran el suelo de vez en cuando, todo lleno de cenizas y colillas. Y su guardaespaldas debería dejar para siempre los calcetines blancos. Y de guardar la pistola en el tobillo cuando se está enfrentando a un hombre desesperado que lucha por su vida.
El movimiento le pilla por sorpresa, y cuando se percata del nuevo rumbo de los acontecimientos es tarde. Me hubiera gustado deleitarme con su sufrimiento, pero en un antro mafioso las pipas no escasean precisamente. Los dos disparos le atraviesan el torso, el tercero hace de su cabeza un descapotable, tú ya me entiendes.
Me incorporo como puedo y me cobro mi indemnización con el que hasta ese momento era mi jefe. Nunca he sido un buen tirador, y se nota. Sólo puedo darle una vez, y en el brazo, mientras escapa por la ventana. Paso de seguirle, ya tendré noticias suyas.
Siempre he pensado que es de estúpidos escapar por la puerta principal, aunque también es cierto que con el cerebro hecho pulpa mi código de valores cambia radicalmente.
Le vuelo la azotea a los dos vigilantes de la puerta, que no se habían percatado de que esta vez el camello ladrón no ha salido dentro de una bolsa de basura comunitaria, sino con una Beretta 9 mm. en las manos. Afortunadamente hoy es fin de semana, y todos los demás hombres del jefe están por ahí vendiendo su mercancía, sino no tendría ninguna oportunidad de salir de este antro. Llego a la calle, y no puedo evitar preguntarme qué es lo que voy a hacer ahora. En escasos minutos toda la escoria de la ciudad estará buscándome, y con razón.
Pero lo que no saben es que hay un factor que cambia las tornas:
Soy el ser humano con más suerte del mundo.

domingo, 20 de abril de 2008

Tú, que me proteges

"Tú también puedes verlo."

Esa frase es la única que recuerdo, antes de despertar, cansado, en aquel viejo hospital del litoral de un país que morirá entre revoluciones en los comienzos de la Gran Guerra.

Creo que vengo del futuro. No estoy muy seguro, me han dicho que llevo mucho tiempo dormido, y nadie me aclara de donde he salido ni en las condiciones en las que me encontraron. Sólo, al principio, me miraban con cara de asombro y murmuraban: "no me puedo creer que respire", y rápidamente huían, al darse cuenta de que había oído el misterioso comentario.

La segunda posibilidad es que nada de esto sea verdad y sólo sean sueños de un comatoso que se ha pasado demasiado tiempo en una cama. Bueno, lo de "demasiado" es una suposición, ya que nadie me cuenta nada. Debo investigar mientras me rehabilito, antes de salir al mundo exterior y saber qué es cierto en mi "sueño"....hasta entonces, debo recordar....

Todas las noches, antes de dormir, si me concentro y me calmo, a veces, puedo oir esa voz...susurrando, frente a mi, y, poco a poco, me voy transportando a esa noche...

Estoy tenso, cojo con fuerza mi arma, lista para disparar. Pero no puedo. Su silueta, de espaldas con los brazos abiertos es tan sumamente desestabilizadora. Como si fuera un águila preparada para volar, sin miedo al vacío al que se precipita, se da la vuelta, y me habla, antes de tropezar y caer del edificio de cincuenta plantas."Tú también puedes verlo."Entonces, siento que algo me empuja, y caigo.

Eso es todo lo que pude recolectar en dos semanas de rehabilitación.

Naturalmente, no he hablado de ello con nadie, por temor a que lo consideren delirios y me encierren en un manicomio, y, si mis predilecciones son correctas, mi piel servirá de abrigo para un psicótico que intenta sobrevivir en uno de esas prisiones modernas en los que impera la ley del más loco.

Estas eran mis cavilaciones el día que oí que me estaba rehabilitando a un ritmo imposible. Lo cual era cierto. Había adquirido casi la totalidad de mis capacidades en apenas un par de semanas. No sé como catalogar este hecho. Pero poco me importa, ya que esto quiere decir que mi tiempo en este "hogareño" hospital, para bien o para mal, se acaba. Y necesito respuestas.


Pero no soy un hombre al que le guste actuar por la noche, y menos cuando no he dormido mis diez horas diarias, así que ya habrá tiempo mañana para dar un ultimátum a la dirección del hospital.Me voy a dormir.

Antes de acostarme, como caído del cielo, siento que viene una revelación. Así que me quedo muy quieto, y me concentro. Sin embargo, esta vez es diferente a las demás.
No estoy en el edificio, no esta aquel hombre, no tengo un arma, no es de noche, no me acecha esa luna, no hay guerra. No es mi sueño. Me doy cuenta. No estoy durmiendo, tengo los ojos abiertos. Pero todo ha cambiado. No estoy en una cama, ni en mi incómoda habitación....sino rodeado por una gran masa fantasmagórica que titila y lo envuelve todo. "¿Pero qué coño..?" No muy poético, pero describe bien mi primera sensación.

Es como flotar en una nube. Al principio, da miedo, pero, la curiosidad acaba superando al susto, y el instinto calma tu ser. Y dejas fluir la esencia, te llena los pulmones, te eleva de la cama, te pone de pie, y levitas, por el pasillo. Como si fuera una reacción química en el interior de mi cerebro, una parte de mi memoria se desbloquea, y puedo rozar la angustiosa verdad sólo el tiempo suficiente para comprender qué debo hacer.

No se puede existir en dos dimensiones a la vez. Una vez comprendes esto, tienes que elegir, antes de que tu existencia como ente sólo..deje de existir.

Entonces te preguntas: ¿Dónde quieres estar, en un hospital en un país nuevo cuyo futuro aun no es cierto, puesto que esto es, al fin y al cabo, otra dimensión, y puede pasar cualquier cosa, o volver a tu anterior vida, y arreglar cuentas con el extraño hombre que te aterroriza por las noches?

Aún no entiendo qué es aquella masa que me recuperó totalmente de mis heridas, pero desde entonces, me acompaña allá a donde vaya.

miércoles, 16 de abril de 2008

Las 1.500

Historia verídica y redactada a tiempo real

2 y 12 de la madrugada del Martes 16 de Abril de 2008. 2 y 13 ya.Tarde, al fin y al cabo. Me quedan algo más de 700 palabras. Suena Jigsaw falling into the place, algo me reconforta. No había nada de cafeína en la casa, así que me conjuro para no caer con mi Balrog particular. Ahora suena Undenied, de Portishead. Habrás adivinado que a mi gusto musical no le sobra la vitalidad, precisamente. Seiscientas noventa y tantas. Mis últimas líneas rezan así "...la actuación de la población civil a la hora de enfrentarse al colapso de una nación, tanto en términos económicos como políticos y sociales". ¡Qué pedante! Aún así, la pedantería tiene un punto de travesura infantil. Es como lanzar una pequeña bomba de autocomplacencia, a la espera de que alguien la recoja.
Debo reconocer que me es más divertido hablar utilizando términos rimbombantes. Si tu interlocutor te sigue el juego suele ser mucho mejor. Aún así, renuncio al barroquismo de mi lenguaje en pos de la funcionalidad -y por qué no, en beneficio de la potabilidad de mi persona.
Aunqu algo tiene la hoja en blanco y la madrugada, que empuja a buscar caminos alternativos...
Tengo sueño...
936 palabras. Justo cuando ésto se pone emocionante. Muero.

jueves, 13 de marzo de 2008

Desesperación absoluta

Os presento la segunda parte de la historia titulada "Demasiado", en la que Misterio hizo un anuncio sorprendente. Veamos qué sucede:

Misterio comenzó a extraer numerosos artilugios de su maleta. Yo conocía el funcionamiento de alguno de ellos sólo de manera primitiva, nunca había sido algo que me quitara el sueño o me valiera de nada a la hora de redactar mis artículos.
Gorrión observaba fijamente, no creo que le conviniese protestar o alzar la voz, a pesar de su tremenda estupidez era consciente de que el éxito de la sociedad provenía de la otra mitad.
-Como os decía...-continuó Misterio-...creo haber llegado a una conclusión definitiva acerca de mis investigaciones de los últimos años. Si mis cálculos no fallan (y no lo harán), podré construir una dimensión paralela ajena a la variable tiempo.
-¿Es eso posible?¿De qué manera, haciendo un pasadizo a otro universo? -pregunté.
-No, una simple burbuja de materia indestructible creciente bastará, siempre que logre crear un microcosmos capaz de albergar vida humana.
-¿Pero esa burbuja no se vería también afectada por el tiempo? -volví a interrogar a Misterio.
-Éso es lo bueno. La burbuja crecerá y crecerá hasta llegar a un punto en el que tenga la misma masa que la Tierra, momento en el que pulsaré los circuitos añadidos a la burbuja que estoy fabricando para sustituir los dos planetas. Pero no será un simple cambio entre dos masas, ya que el nuevo planeta tendrá modificado su...
Misterio no pudo seguir explayándose sobre su teoría de sustitución planetaria. El jarrón, sabiamente arrojado hacia su cabeza, le acalló súbitamente. Gorrión y yo nos miramos uno al otro, acusadores. Pero simultáneamente comprendimos que el lanzador no era ninguno de nosotros dos, sino el guardaespaldas.
Gorrión acudió presto a socorrer a su jefe. Yo, en cambio, presentí que el artículo sería mucho más sustancioso si perseguía al agresor.
Era rápido, mucho. Pero yo siempre me he caracterizado por el don del oportunismo. Los caminos alternativos siempre han sido mi punto fuerte, por lo que pronto estuve pisándole los talones.
El plan, desde luego, fue improvisado, ya que el maldito guardaespaldas (que iba a hacerme millonario, ¡qué exclusiva!) no tenía pensada ninguna vía de escape. Hasta que se le ocurrió la funesta idea de coger un rehén. O sea, yo.
Cuando persigues a un ex-militar de dos metros y éste se da la vuelta, te hace una llave que te inmoviliza y asfixia al mismo tiempo, poco hay que objetar.
-Espera, espera...-pude decir con un hilo de voz -No hagas nada de lo que puedas arrepentirte...
-¿Es que acaso no lo he hecho ya?- respondió, no sin razón- Misterio hará todo lo posible por destruirme. Pero tenía que hacerlo, está loco. Sus delirios de grandeza van a acabar con el planeta. ¿Acabar con el tiempo?, ¡locuras de un egocéntrico, que quiere permanecer vivo para siempre! Su tiempo se acaba, y él lo sabe.
Este hombre escupía oro mientras hablaba, sentía que el Infinitus ya era mío. Por lo menos si no se le ocurría romperme el cuello.
-Tenemos compañía -me anunció mi captor, que por aquel entonces me arrastraba cual muñeco por los pasillos del hotel- por lo que no pienses que voy a soltarte.
-Estupendo-respondí.

Continuará una vez más, os prometo que la siguiente es la última!

domingo, 2 de marzo de 2008

Demasiado

Hoy os presento otra historia inacabada. Nada, no se me ocurren formas de concluir las historias, de forma que no queden muy forzadas, así que lo mejor será recurrir al salvador truco de dejarlas en suspenso hasta tiempos más felices.

Esperé cinco horas en aquel pasillo. Podía sentirme satisfecho, no era mucho tiempo después de todo, todos habíamos oído aquellas leyendas de periodistas que le esperaron varios días antes de que se dignara a prestarles atención.

No soporto su endiosamiento, pero me pagan las facturas. Es aberrante que toda la ciudad pague para leer las depravaciones y caprichos de los científicos y filósofos, ¿a quién le interesa su vida privada?

El guardaespaldas del señor Misterio me hizo una seña desde la puerta. Me cacheó escrupulosamente y registró todos mis aparatos. Había oído rumores acerca de sus paranoias conspirativas y de su manía persecutoria, aunque siempre pensé que era una característica común de todos los genios. Pero estaba en lo contrario, mientras que todas las demás celebridades escapan de dementes armados; el físico nuclear, filósofo y escritor más importante del planeta huye constantemente de la Parca en su forma más sutil: los relojes.

El señor Misterio –le llamaré Misterio a secas a partir de aquí, creo que será mejor para todos- estaba discutiendo con su manager cuando yo entré, como tantas otras veces. Gorrión – así se llama su agente, en serio. Creo que se cambió el nombre cuando Misterio se lo ordenó- perseguía a su malcriado cliente por toda la suite, insultando en voz alta, jurando y perjurando; Misterio mientras destruía implacablemente todos los relojes de la sala de forma teatral. Un espectáculo lamentable, desde todos los puntos de vista. Qué bien me hubiera sentado un whisky aquel día.

El guardaespaldas anunció mi llegada, pero los dos críos con cuerpo de hombres no hicieron caso, siguieron con sus papeles y su metódica destrucción. Me senté, viendo que aquello iba a durar lo suyo.

+++++++++++

Media hora después, aquello parecía un campo de batalla. Lo había sido, en cierto modo. Los dos contendientes se habían sentado en esos sofás carísimos de diseño, mirándose con odio. En ese momento no supe cuál de los dos se creía más importante. Cuando iba a empezar a soltar mis preguntas rutinarias de cotilleo barato (cómo se encuentran las investigaciones de localización del alma humana, el futuro de los viajes interestelares, la posibilidad de duplicar las células sin perder información genética, etc.), Misterio saltó gritando y con una expresión que yo sólo le había visto en una ocasión: cuando inventó el fuego eterno, veinte años antes.

++++++++

-¡¡Eureka!! ¡¡Maldita sea, lo tengo!!

-“Mierda. Quería irme a dormir”-pensé.

-¿Qué es lo que tiene, señor?- preguntó el guardaespaldas. Gorrión estaba demasiado indignado hasta para hablarle.

-El remedio, la cura…la solución a todos mis problemas. Ya nunca más me atormentarán esos duendecillos vengativos, ese escándalo incesante, toda esa maquinaria inventada para destruirme.

Dios. No me pagan lo suficiente como para tener que aguantar esto.”

-Pretendo…liberar a la raza humana…soy un moderno Mesías- continúo Misterio, agrandándose en su papel- No tendremos que depender de la decadencia implícita a poseer un cuerpo nunca más…

No pensaba abrir la boca hasta que no acabara el soliloquio. Una interrupción podía significar un premio Infinitus de periodismo o el fin de mi carrera.

- Hoy es el primer día del resto de la historia. He aprendido a detener el tiempo.

Continuará...

domingo, 24 de febrero de 2008

Sobre la marcha de Gato Kión

Como veréis, últimamente la producción de historias ha decaído bastante. Ahora mismo estoy trabajando en dos o tres historias que tengo a mitad, y que no sé cómo acabar.
También tengo un par a la mitad de las que me arrepentí por su falta de gancho u originalidad, y prefiero ahorrárselas al mundo. Pero GK continúa, pronto nuevas historias de usar y tirar.
Que no os pueda el ansia.

jueves, 14 de febrero de 2008

La distancia que nos separa

Este relato está inspirado en la última película de los hermanos Coen, una obra maestra titulada No es país para viejos, y más concretamente en su protagonista, Lewelyn. Un hombre que se enfrenta a un mal acechante con mucha sangre fría. Dedicado a María José.

Está lloviendo fuera mientras haces la maleta. Reúnes todo el dinero que te queda y metes a presión toda la ropa que te ha dado a tiempo a coger: unos pantalones, un par de camisas y un sombrero. Piensas que ya tendrás tiempo de comprar ropa interior. A pesar de tus rápidos movimientos, tu mente está fría. Tienes planificados todos tus movimientos. No en vano, no es la primera vez que te ves en una de éstas.
Aunque sientes que esta vez es diferente. Más que sentirlo, lo sabes. Y tienes miedo.
Sales a toda prisa de la casa, sin mirar a nadie fijamente pero sin rehuir la mirada, como buen "hijo" de Michael Corleone. Utilizar carreteras secundarias, no llamar la atención, cambiar de atuendo varias veces al día... viejos trucos del gremio que intuyes que esta vez no serán suficientes.
Porque esta vez te persigue alguien sin debilidades, perfecto a su manera. Que no se cansa, que no se rinde, que nunca se detiene. Es la maldad corpórea.
Huye, huye rápido, donde no pueda verte. Nunca pares de moverte. Mira siempre hacia atrás. Duerme con un ojo abierto. O no duermas.
Ya no hay vuelta atrás. Date prisa.

domingo, 3 de febrero de 2008

Los Derrotados

El hombrecillo lo miraba, los ojos suplicantes. Realmente daba pena contrariar a alguien así, pero la coyuntura se erigía como algo excepcional, al igual que las medidas necesarias para solucionarlo.
-Si comprendo cómo se siente, pero aún así me parece...exagerado, sacado de contexto. Todavía está a tiempo de negociar -El pobre diablo se aferraba al diálogo como a un clavo ardiendo- Incluso es posible salir de ésto con cierta dignidad.
-¿¡Qué dignidad, ni dignidad!? ¿Es que no sabes lo que le hacen esos salvajes a los prisioneros humanos? Cruzaremos el umbral del dolor hasta que deseemos que se apiaden de nosotros y finalmente nos rematen. Créeme, he visto vídeos sobre lo de aquella colonia en Rigel VII. Una carnicería. Me dio impulsos para seguir matando pulposos. No nos queda otra.
El cabo Flystone tiró la toalla. Después de veintitrés horas consecutivas batallando, no se sentía con ganas de discutir, aunque el motivo de la discusión fuera su propia vida.
-Haga lo que quiera, me da igual. Ya no me siento ni las propias manos.
Y después, el silencio. Ruidos sordos, la respiración entrecortada del sargento, con insultos infiltrados en suspiros.
-¿Y bueno, a qué espera? -Flystone, que ya se había hecho a la idea, no quería quitarle solemnidad a sus últimos momentos- Ya te he dicho que lo hagas.
-Es que...no puedo -dijo por fin el sargento- El mecanismo de auto-destrucción de la nave no funciona. Estamos atrapados.
+++++++++

Tras casi 25 horas de batalla, la flota humana había sido aniquilada por su contrincante, los centenares de naves de la enigmática raza conocida como pulposos, ya que su forma recordaba vagamente a los extintos pulpos de la Tierra. Se decía que ambas razas podían estar emparentadas, relación improbable ya que los pulposos habían sido sometidos a numerosas pruebas científicas para averigüar su origen, entre ellas el comerse a toda la delegación diplomática pulposa para verificar si su sabor se asemejaba al del antigüo animal. Prueba que resultó fallida, y que además fue el motivo original por el que los pulposos declararon la guerra a la Tierra (ya que entre los integrantes de la delegación se encontraba uno de los hijos predilectos del rey pulposo, y que se preveía que heredara la corona. El planeta pulposo se rige mediante un complicado sistema político basado en la elección al azar del monarca entre los miles de hijos del rey anterior; sorteo que el devorado príncipe había enfocado desde el pragmatismo, asesinando a la gran mayoría de sus hermanos.).
Un movimiento de pinza y acertado fuego de artillería láser fueron los causantes del desmoronamiento del ejército terrestre, ya que, a pesar de las advertencias previas, la plana mayor del ejército convino en dirigir la batalla desde el mismo mirador de la misma nave.
Un espía pulposo, hábilmente infiltrado entre los terrestres mediante un aparato morfoseador, ejerció de cebo y mártir, indicando su posición a la flota atacante.
Tras la explosión del Magnus II, la nave nodriza, todo fue cuestión de tiempo.

++++++++++++++++++

-Nada, imposible. Los circuitos deben de haberse inutilizado. Ni podemos huir, ni podemos inmolarnos. La suerte está echada, sólo queda esperar a que nos capturen, torturen, violen, asesinen y devoren, y no sé en qué orden.
-Pero sargento, algo podremos hacer, ¿no nos quedan siquiera fusiles o pistolas con las que defendernos, o suicidarnos si se tercia?
-Negativo. La munición se acabó hace horas, y los pulposos controlaban el depósito de municiones cuando nos replegamos hasta aquí.
El cabo observó la barricada que habían construido para obstruir el paso. Ambos sabían que no duraría mucho tiempo si los pulposos se empeñaban en entrar.

Continuará!!!

domingo, 27 de enero de 2008

El dios dormido

Una historia improvisada y escrita en dos días, creo que se nota en el resultado. La aldea que aparece en el poblado me la imagino similar a alguna población hobbit, donde todos los vecinos se conocen y saben de lo que son capaces. Además me interesa esa lucha entre la devoción ciega hacia lo religioso y las personas racionales, marginadas durante tanto tiempo.
Espero que os entretenga unos breves segundos.

Nadie osaba mirar hacia arriba desde hacía años. Hacerlo nunca había significado ningún tipo de represalia directa, mas se había extendido la creencia de que alimentaba la mala suerte.
Richie intentaba no tropezar mientras se dirigía a su choza. La pendiente que ofrecía el sendero dificultaba su pasos, además del reto añadido que suponía el acarrear la pesada jarra de leche que debía servir como ofrenda al día siguiente.
Saludó a los lecheros, que hicieron un alto en su trabajo para hablar con él sobre los últimos cotilleos y noticias de la isla. Poca cosa, como siempre.
Tras breves instantes, volvieron al trabajo con la cabeza gacha, al darse cuenta de que el dios los observaba, o por lo menos eso creyeron, aunque éste nunca miraba hacia ninguna parte, tan sólo se movía con estertores varios que hacían retumbar la pequeña porción de tierra.
Richie, que sentía haber molestado a la deidad, se apresuró a llegar su hogar y encender algunas velas como compensación.
+++++++++++++

Alicia era hija de uno de los lecheros de la isla, y por lo tanto disfrutaba de cierto reconocimiento; aunque su padre no parara nunca de trabajar para tener siempre contento al dios. Ella se estaba preparando para ingresar en uno de los diversos templos de adoración, para lo cual cada día debía acudir a ser instruida por el sacerdote local.

+++++++++++++

Gustav se sentía incomprendido dentro de la isla. Hacía años que comprendió que su destino no estaba regido por los designios de ningún dios, aunque éste se halle dormido en mitad de la isla, deformándola con su peso hasta convertirla en una masa abombada. Es más, estaba seguro de la inutilidad del presunto dios, que según Gustav no merecía tal calificativo por el simple hecho de ser la mayor criatura conocida. Por ello, decidió despertar a la criatura.

++++++++++++++

Richie se dirigía a la herrería de su abuelo cuando vio algo extraño salir del techo de una de las chozas del otro lado del camino. Su expectación creció cuando se percató que era la casa de Gustav, aquel ermitaño hereje que se había auto-marginado hace algunos años.
Corrió hacia la herrería, y se apropió del primer hacha que se encontró.
Tres medidos golpes fueron necesarios para derribar la puerta. Pero ya era tarde.

++++++++++++++

El gran día había llegado. Alicia se convertiría por fin en sacerdotisa aquel día. Antes de partir hacia el templo, se le ocurrió ir a saludar a su padre a la granja. Fue cuando paseaba por el escorado sendero cuando oyó un gran zumbido sordo, acompañado por una gran humareda blanca y por un olor muy particular que no pudo identificar. La isla comenzó a retumbar, haciendo tropezar a Alicia. De repente, algo que era imposible que sucediese, sucedió.

+++++++++++++++

Tras para lo que él fueron unos pocos minutos de sueño, el gato se levantó.

miércoles, 23 de enero de 2008

El origen de las cosas

Hoy, mientras veía la tele, me detuve a pensar en que habría detrás de la mierda que muchas veces nos sueltan sin miramientos, dando por resultado esta pequeña historia que quizás nadie entenderá pasados unos pocos meses.

Pepe se levantó tarde, como de costumbre. Siempre había llevado una vida disoluta, de la que siempre se arrepentía pero que nunca intentaba cambiar. Apartó las cajas de pizza vacías y los botellines de cerveza desparramados sobre la cama, y se arrastró lastimosamente hacia el baño.
Su cara, como ya esperaba, era todo un poema. Ojos enrojecidos, barba de tres días, pelo revuelto y una expresión indefinida entre el malestar y la confusión.

Sonó el teléfono, una voz nerviosa al otro lado. Gómez, su socio. Pepe se dio cuenta de que no sólo llegaba espantosamente impuntual, sino que también no tenía nada preparado para la presentación que debía realizar dentro de pocos minutos.

Gómez y él habían fundado una compañía de marketing hace pocos años. La pereza de Pepe se veía compensada por la disciplina de Gómez; la creatividad de uno, con la mente gris del otro.
Solía funcionar.

Mientras Pepe arrancaba la bañera herrumbrosa que él llamaba coche, intentaba recordar cuáles eran exactamente las directrices que la empresa les había dado para realizar su anuncio...y ya que estaba, recordar cuál era la empresa y qué demonios vendía.
Tras 10 minutos conduciendo cual kamikaze, llegó a sus oficinas.

La sala de reuniones estaba abarrotada. Decenas de rostros severos y fácilmente irascibles le miraron, juzgándolo con la mirada. Gómez le miraba desde el fondo de la larga mesa, con una expresión mezcla de esperanza e ira homicida.
-Le estábamos esperando -dijo el que parecía ser el jefe de todos aquellos buitres- Cuéntenos que tiene pensado para nuestra gran empresa, Multi-ópticash.
-Pues...-comenzó a decir Pepe- Aparece el hombre de hojalata y...

lunes, 21 de enero de 2008

El Hombre-Vela

He leído por internet varias parábolas sobre el hombre-vela, la mayoría de ellas cristianas, aduciendo al recurso fácil de la iluminación (quizás el hombre-bombilla representara a un cristiano bipolar).
También leí otras historias con el hombre-vela de protagonista en las que se mencionaba el triste pero cierto hecho de que sufre una combustión continua desde su cabeza.
Pienso que la vida del hombre-vela no tiene porqué ser tan triste (ya que se empeñan en hacernos ver que sufre dolor físico y espiritual), tendrá sus altibajos, como toda persona o híbrido de persona y útil de iluminación, pero no debería tener impedimentos, por lo menos de antemano, para no ser feliz (quitando el hecho de que alcanza su mayor altura recién nacido, y tanto en su vida adulta como en su vejez sufre de enanismo).
El hombre-vela, a diferencia de todos nosotros, siempre ha sabido cuánto iba a vivir.

sábado, 19 de enero de 2008

bucle fatal

Lenar y Hepis contemplaba los cimientos quemados de lo que fue la mayor urbe del planeta. No más importantes hombres de negocios, enfrascados en sus importantes videollamadas, acentuando el loco ritmo del tránsito peatonal. No más madres pluriempleadas correrían tras el autobús, como si allí fueran a encontrar el sustento para sus hijos sin padre, aunque, en cierta manera, así fuera. No más borrachos y marginados vagarían por los callejones, preguntándose cuando se torció su vida hasta tal punto. No más. No más.

El ennegrecido cielo cubría los restos de la capital mundial como si de una mortaja gigante se tratara. Y, en medio del caos, Lenar y Hepis se encontraban en la delgada línea que separaba la cordura del trastorno irreparable.
Lenar había vivido toda su vida en la ciudad. En sus treintsa y siete años, dos meses y veintidós días no había hecho otra cosa que vivir para, y por, la ciudad que se rendía en torno a ella. Su mundo había dejado de existir.
-¿Estas bien?-le preguntó Hepis. "¿Cómo voy a estar bien, prototipo de subnormal?" pensó Lenar, aún sabiendo que su compañero se refería a su integridad física.
-Si..estoy bien...- respondió Lenar, saliendo del trance del que se encontraba.
-Creo que...creo que lo mejor será que nos vayamos de aquí...
-¿Y eso qué va a cambiar, Heps? ¿Eso qué demonios va a cambiar?¿Piensas que vamos a encontrar algo de comer?¿Eh? ¿O algún superviviente? ¿Eh? ¿¡Eh!?-gritaba Lenar, enfurecida con su socio, aún sabiendo que éste sólo intentaba mejorar su situación. Penosamente.- Me temo que no, Heps, no queda nada. ¡Nada!. Sólo basura nuclear y dos idiotas con tanta radiación en el cuerpo que morirán en poco tiempo. En muy poco tiempo....

La pareja se dio cuenta entonces del escaso tiempo, del supuesto escaso tiempo, que les quedaba. La radiación del lugar pronto daría fin a sus vidas sin sentido, ya que se había perdido en medio de una luminosa y horrible confusión que lo había arrastrado todo hacia el Inframundo.
Entonces, llovió el oscuro cielo. Y llovió agua, agua tan oscura como el sudario que envolvía el desolado paraje.
-Vamos, debemos guarecernos de la lluvia..-Hepis intentó cogerla del brazo, pero Lenar se despegó de él y marchó hacia un triste trozo de techo de un edificio que debió ser verde. Rápidamente, Hepis se acercó a ella e intentó proporcionarle calor. Juntos, abrazados bajo ese cielo negro, Lenar lloró recordando sus últimos momentos de vida. Cómo bajó de su casa y cruzó la avenida del Álamo hasta la Calle Rockwave, donde se encontró con Hepis. Fue entonces. Aún podía ver el fulgor anaranjado cayendo del cielo, derribando los cimientos de su mente. Sumiémdola en la oscuridad. Y en Hepis. Su socio la apretaba contra él, intentando, vanamente, no mostrar su miedo. Lenar no quería continuar con esa vida. No tenía ni la más remota curiosidad por saber si sobreviviría. Se durmió.

El agudo pitido del despertador quebró su sueño, recordándola que llegaba tarde. Se vistió con prisas y bajó a la calle. Cruzó la Avenida del Álamo y, en la calle Rockwave, se encontró con un distraído Hepis.

Aún le dió tiempo a hablarle de un sueño muy raro, antes de que cayera un fulgor anaranjado del cielo.

viernes, 18 de enero de 2008

Pesadillas Cotidianas

Esta pequeña historia surgió como un juego entre Don_Kion y yo, a modo de "cadáver exquisito", en el que cada uno escribía un párrafo sin ningún tipo de limitación en cuanto a temática, género literario o sentido, como veréis. El relato está inacabado, y no pensamos acabarlo, de hecho, el propio sentido de la historia pide a gritos que no se la acabe. Esperemos os entretenga.


Últimamente no duermo bien.Tengo sueños, pesadillas mejor dicho, que no me dejan dormir. Despierto envuelto en sudor y con el corazón a cien. Estas pesadillas me han acompañado desde pequeño, pero nunca han sido tan fuertes. Decido ir a ver a mi psicóloga en cuanto me despierte de la nueva pesadilla que embauca mi mente. Ríos de sangre caen de las paredes, el suelo se empieza a encharcar y me replanteo la idea de salir de la cama para desayunar. Me levanto. Toda mi ropa esta ardiendo, así que opto por ir en calzoncillos al comedor. Allí me encuentro con mi difunto perro, Gómez. No es que me atraiga ese nombre, pero se lo puso mi madre.Como he mencionado, mi perro estaba muerto, así que ahora es un zombi. Juego con él un poco y me preparo el desayuno. Como siempre, en el frigorífico sólo hay intestinos de cerdo bañados en líquido amniótico. Con un poco de sal, no están mal. Sigo mi rutina, voy a mi habitación y encuentro un traje del siglo XIX que no ha ardido del todo, así que me lo pongo y me lavo la cara. Como son las siete menos cuarto y aun tengo tiempo frego un poco el suelo de restos de piel de Gómez y de la sangre que chorrea por todos lados. Estaba pensando en instalar un sistema de filtrado para la sangre cuando llaman al timbre. Me pongo el sombrero de tres picos y saludo a Lora, el flamenco que me lleva al trabajo todas las mañanas. Nos montamos en su lancha motora y emprendemos el viaje a Australia. Hasta ahí todo normal, pero a mi amigo flamenco le explota la cabeza y empiezan a caer extraños capullos del cielo. Un boquete aparece en medio de la nada, arañando el cielo. Unos grandes ojos me miran y despierto sudando.

Realmente esos ojos tampoco me inquietan tanto si los comparo con mis vecinos. No es que me asusten especialmente los barcos parlantes, pero desde que me amenazan cada vez que me ven temo por mi integridad física. Mi integridad mental tampoco me preocupa.

Cuando llego al trabajo, lo primero que hago es saludar al elefante, mi supervisor. Es un poco exigente, pero en el fondo es buen paquidermo.

Mis compañeros de trabajo, los lemures, me acosan desde hace semanas. Creo que quieren que me vaya porque trabajo más y mejor que ellos. No lo entiendo, la verdad, porque cavar un foso con un tenedor tampoco es tan complicado.

En cuanto a mi vida personal, creo que estoy enamorado. Y tengo indicios de que es correspondido. La morsa del parking me hace caritas cada vez que me ve. Creo que está soltera. Creo. Dicen que las morsas son buenas amantes. Bueno, eso dice Larry, uno de mis compañeros del trabajo, el tío se ha tirado a todo el vecindario, el cabrón. Lo que pasa es que las tías se quedan mirándole lo grande que tiene los cuernos y él piensa que las tiene cautivadas. Y yo, bueno también es un problema ser el único de la ciudad con poco pelo y pulgares, creo que la morsa del parking, Hana, se quedó sorprendida el otro día que abrí el coche con la mano. Voy ganando puntos, en menos de una semana le preguntaré como se llama. Y en cuanto a Lora, es un problema,

porque si le explota la cabeza ya no sé quien me va a llevar al trabajo. Por cierto, los capullos que cayeron del cielo lo han puesto todo patas arriba, la casa del barco del vecino esta totalmente destruida, creo que se va a ir a vivir con su hermana a Detroit, no sé donde está eso, creo que por Hong Kong. Y los ojos esos que me vigilan allí donde esté siguen igual, vigilándome donde allí esté. Y eso es un problema, porque si consigo ligar con Hana va a ser muy incómodo tener a alguien espiándome. Cuando a Lora le explotó la cabeza ibamos camino de Australia, es que mi trabajo esta en el centro, en Helsinki. Y cuando le pasó el incidente la lancha motora se puso en control automático y nos llevo al trabajo, me desmonté y fui a la oficina. Me daba pena Lora, pero llegaba tarde al trabajo y el frío de Australia es insoportable.

Condensación

Los dos mecánicos se miraron. Llevaban horas trabajando a destajo, no es fácil crear tu propia compañía de robots desde la nada. Tras pasar casi tres días montádolos a mano, llegaba la hora de programarlos.
-Asimov debía de estar de coña...¡¡tres leyes, si casi no tenemos dinero para una sola!! -dijo Sebastian.
-Pero es necesario, esas tres leyes existen para nuestra seguridad. Sin ellas, mi complejo de Frankenstein se acrecentaría más de lo que ya lo está desde que me convenciste para trabajar contigo.
De ello precisamente se arrepentía Sebastian. Desde el mismo día que empezó a trabajar con Marcos, no había parado de quejarse. Estaba cerca de colmar su paciencia, tras tres días de constantes quejas acerca de su involuntario apoyo al bando de los robots, futuros dominadores de la humanidad.
-Lo siento por tus complejos. Pero no hay dinero para tres leyes, tendríamos que comprar cerebros electrónicos con más capacidad de asimilar conceptos, y no podemos permitírnoslo.
Nos tendremos que conformar con un robot con una sola ley.
-Pero, pero...pero...
-Si te hace ilusión, puedes redactarla tú. Te sugiero que condenses las tres leyes en una.
-Eso es imposible. No creo poder hacer una sola ley que capte el espíritu de las tres leyes fundamentales y que no le ocasione fallos de funcionamiento al robot.
-Pues...une tres mandamientos de la Biblia, ¿qué te parece? Algo así como "Honrarás a tu vecino y...no lo matarás".
-Oh, dios. No puede salir nada bueno de ésto -dijo no sin cierta razón Marcos, que había comenzado a palidecer.
- O quizás..."Amarás al adúltero los domingos".
- Para ya. Ofendes a mi alma cristiana -respondió ofendido Marcos.
-Entonces, no deberías estar aquí. No creo que a tu dios le haga gracia que uno de sus fieles intente competir con él, creando seres pseudo-vivos.
-No son seres pseudo-vivos, son herramientas al servicio del hombre.
-Lo sé, por eso me sorprende tu paranoia. Aunque realmente todo ésto parece un suicidio planeado, ¿no? Me refiero a la escalada de avances tecnológicos. Los mejoramos hasta niveles absurdos, niveles peligrosos. Casi parece que queremos que se vuelvan contra nosotros. Como ya sucedió en el siglo XX, con las armas atómicas. Una carrera hacia ninguna parte, o más bien, hacia un agujero negro.
Aunque ahora con los robots sea distinto, ya que no es la guerra lo que nos mueve a construirlos. En todo caso, otro tipo de guerra, una guerra comercial. Mejora de los productos, lucha por determinados targets, ventas, gastos, beneficio. La industria robótica sólo puede ir hacia adelante. Lo cual supondrá, obviamente, una mejora del producto. Robots cada vez más eficientes, más capacitados, más numerosos.
Sebastian se quedó callado, mirando hacia ninguna parte. De pronto, le dijo a Marcos:
-¿Sabes una cosa? No creas que de repente me he empeñado en obstruir el progreso, pero...no tengo más ganas de construir robots.

jueves, 17 de enero de 2008

La diferencia fundamental

-Así que...usted no sabe si usted es usted o no lo es -dijo el profesor Cornellius.
-En efecto -repitió el Mortimer de la derecha- Cuando regresé del futuro ya estaba aquí, esperando. O quizás era yo el que esperaba, quién sabe. El caso es que ahora no sabemos quién es legítimamente Mortimer Huntelaar, si él o yo.
-Debe haber alguna forma de saber quién es la copia y quién es el real -dijo el Mortimer de la izquierda.
-No creo que haya ningún antecedente en la corta historia de los viajes en el tiempo. Bien es cierto que, al no haber un código legal firme sobre el asunto, las miles de máquinas del tiempo clandestinas que funcionan día y noche arrojan más de una sorpresa desagradable como ésta...
-¿Alguna idea por tanto, profesor? -preguntó un Mortimer indeterminado.
-Puedo lanzar varias conjeturas. Al viajar en el tiempo, ya sea hacia el pasado o hacia el futuro, entras en un universo alternativo, que puede no estar regido por las mismas leyes fundamentales que el nuestro. No digo que ésto ocurra siempre, sólo que nunca podemos estar seguros totalmente.
-Pero al entrar en este universo, el "intruso" quedaría sujeto a nuestras leyes fundamentales...y lo mismo al ir al anterior universo -respondió Mortimer 2- Aunque quizás si volviéramos los dos a viajar, encontraríamos la clave para identificar al impostor.
-Mmm creo que no sería recomendable. Técnicamente, si volvéis a viajar al punto de origen, el intruso sería el verdadero Mortimer Huntelaar de este universo, no su impostor. Además, no creo que haya ninguna manera de saber qué Mortimer es más real, si el originario de la Tierra o el nativo de...la otra Tierra. Por no mencionar el riesgo que corréis de generar un nuevo Mortimer, si el error de la máquina se repite.
No, me temo que tendréis que quedaros aquí hasta que sepáis quién de los dos no pertenece a este universo, y expulsarlo allí inmediatamente. No creo que sea beneficioso alterar el equilibrio cósmico mucho tiempo.
-Tengo una idea...que quizás es muy estúpida pero sigue siendo nuestra única opción. Echarlo a suertes. Quien pierda, se va.
-Realmente no hay otra opción, nunca sabremos quién corresponde a este mundo -dijo el primer Mortimer.
***************
La moneda completó su parábola y cayó en la mano ajada del profesor.
-Cara.
Nadie dijo nada, quizás porque no había nada que decir. Estrecharon sus manos, y el perdedor avanzó con aire solemne y derrotado hacia el agujero. La puerta se cerró con un sonido de succión. Tras una somera explosión de luz, todo acabó.
-¿Cree usted que habremos acertado, profesor? -preguntó Mortimer, ya el único Mortimer Huntelaar que existía.
-Eso espero. Realmente, nunca sabremos hasta qué punto ha podido afectar este episodio al devenir del universo. O espero no saberlo nunca.

Bienvenidos a Gato Kión

Os damos la bienvenida a Gato Kión, un nuevo blog dedicado a nuestras incontinencias mentales.
Regularmente, o eso por lo menos quisiéramos, volcaremos aquí nuestras ideas más absurdas sin afán de lucro.
Las historias, reflexiones o cuentos que aquí aparecerán son en gran parte borradores o ideas sin pulir, con el único fin de hacer más llevaderos tus horas improductivas/períodos de insomnio/lapsos indeterminados.

Papui.