jueves, 17 de enero de 2008

La diferencia fundamental

-Así que...usted no sabe si usted es usted o no lo es -dijo el profesor Cornellius.
-En efecto -repitió el Mortimer de la derecha- Cuando regresé del futuro ya estaba aquí, esperando. O quizás era yo el que esperaba, quién sabe. El caso es que ahora no sabemos quién es legítimamente Mortimer Huntelaar, si él o yo.
-Debe haber alguna forma de saber quién es la copia y quién es el real -dijo el Mortimer de la izquierda.
-No creo que haya ningún antecedente en la corta historia de los viajes en el tiempo. Bien es cierto que, al no haber un código legal firme sobre el asunto, las miles de máquinas del tiempo clandestinas que funcionan día y noche arrojan más de una sorpresa desagradable como ésta...
-¿Alguna idea por tanto, profesor? -preguntó un Mortimer indeterminado.
-Puedo lanzar varias conjeturas. Al viajar en el tiempo, ya sea hacia el pasado o hacia el futuro, entras en un universo alternativo, que puede no estar regido por las mismas leyes fundamentales que el nuestro. No digo que ésto ocurra siempre, sólo que nunca podemos estar seguros totalmente.
-Pero al entrar en este universo, el "intruso" quedaría sujeto a nuestras leyes fundamentales...y lo mismo al ir al anterior universo -respondió Mortimer 2- Aunque quizás si volviéramos los dos a viajar, encontraríamos la clave para identificar al impostor.
-Mmm creo que no sería recomendable. Técnicamente, si volvéis a viajar al punto de origen, el intruso sería el verdadero Mortimer Huntelaar de este universo, no su impostor. Además, no creo que haya ninguna manera de saber qué Mortimer es más real, si el originario de la Tierra o el nativo de...la otra Tierra. Por no mencionar el riesgo que corréis de generar un nuevo Mortimer, si el error de la máquina se repite.
No, me temo que tendréis que quedaros aquí hasta que sepáis quién de los dos no pertenece a este universo, y expulsarlo allí inmediatamente. No creo que sea beneficioso alterar el equilibrio cósmico mucho tiempo.
-Tengo una idea...que quizás es muy estúpida pero sigue siendo nuestra única opción. Echarlo a suertes. Quien pierda, se va.
-Realmente no hay otra opción, nunca sabremos quién corresponde a este mundo -dijo el primer Mortimer.
***************
La moneda completó su parábola y cayó en la mano ajada del profesor.
-Cara.
Nadie dijo nada, quizás porque no había nada que decir. Estrecharon sus manos, y el perdedor avanzó con aire solemne y derrotado hacia el agujero. La puerta se cerró con un sonido de succión. Tras una somera explosión de luz, todo acabó.
-¿Cree usted que habremos acertado, profesor? -preguntó Mortimer, ya el único Mortimer Huntelaar que existía.
-Eso espero. Realmente, nunca sabremos hasta qué punto ha podido afectar este episodio al devenir del universo. O espero no saberlo nunca.

No hay comentarios: