martes, 10 de junio de 2008

Dos acusaciones

A los guionistas de películas fantásticas y de ciencia-ficción:
  • ¿Por qué, por qué se empeñan en que tenga que haber un "elegido" por una profecía -y, ya que estamos, por qué ese elegido ha de ser el protagonista-?
  • ¿Por qué, siempre que se encuentra un templo-portal-base-civilización antigüa -que suele ser al final de la película-, se acciona un extraño mecanismo de auto-destrucción, que termina su cometido segundos después de que nuestros héroes hayan logrado escapar?
¡¡Piensen, innoven, malditos!!

PD: Me acabo de cargar sin querer nuestro contador de visitas, íbamos por 150. Así que vuelta a empezar. Pero he puesto lo de las banderitas, que me hacía gracia.

2 comentarios:

gon dijo...

Creo que en esto no coincidiré con mucha gente pero la última película de ciencia ficción que me gustó de verdad fue "I.A." de Spielberg.

"Minority Report" perdía casi todo la gracia justo después de la escena en la que se supone que Tom Cruise va a cometer un crimen.

gon dijo...

Pues a mí me gustó incluso el final, aunque reconozco que queda un poco postizo.

I.A. me parece que es un ejemplo de cómo la ciencia ficción es uno de los géneros más apropiados para construir fábulas. Las pelis de ciencia ficción que en realidad sólo son pelis de aventuras o westerns pero en el espacio o en planetas exóticos (tipo Star Wars, vamos) me parece que sólo aprovechan los aspectos estéticos del género.